¡Hola, lector!

Inicio este blog siguiendo la estela de transparencia que veo en compañías como SumaCRM o Minimalism Brand, que cuentan los resultados y reflexiones sobre su negocio. Hoy nace Cienkin, o al menos la idea de hacerlo real.

Estos últimos días comentaba con amigos que la ciencia en España tiene una influencia muy pequeña y no llega más allá de los profesionales del ámbito y alguna noticia de calado que aparece, furtivo, en los telediarios. ¿Por qué?

España no está a la cabeza de la ciencia en el mundo, es un hecho, pero posee el potencial social, empresarial y económico para asomar la cabeza entre la élite científica mundial como país. No nos cansamos de ver a investigadores y profesionales nacidos, criados y educados en España con gran influencia internacional que necesitan irse fuera para explotar su talento. Hemos oído hasta la saciedad que la fuga de talento es uno de los grandes problemas a medio / largo plazo de nuestro país ya que los avances no llevarán el ‘Made in Spain’ en su ADN y, además, seguirá hundiendo el tejido científico español en el agujero actual de irrelevancia.

He tenido la suerte de, desde mi posición no técnica, compartir vida, vivencias y enseñazas con investigadores, médicos e ingenieros de muchos ámbitos y muchos de ellos coinciden en varios problemas del tejido científico – tecnológico en España. Se trata de un mundo elitista y receloso de compartir conocimiento (y no en España, sino a nivel global). En todo caso, estos problemas no ayudan a solucionar las demandas de este sector, que reclama atención, relevancia y fondos tanto públicos como privados. En todo caso, esto siempre se traduce en negativas ya que se cree que la ciencia no es rentable.

¿Y cómo rentabilizamos la ciencia a ojos de la sociedad? La popularización de la misma puede conseguir que la atención de la agenda informativa se vaya poco a poco a este tipo de contenido, pudiendo encontrar más divulgación y contenido científico y técnico en las pantallas de nuestro móviles y PCs, que son la principal puerta a la información en el día de hoy. A mayor atención, mayor demanda; y si hay demanda, hay oferta, que a su vez necesita fondos. Si la demanda de contenido científico crece la financiación verá en esta nueva rama una posible rentabilidad. El sistema capitalista actual funciona así, nos guste o no.

En todo caso, ¿cómo popularizamos la ciencia? Entiendo popularizar en el sentido de hacer accesible este tipo de contenido al público general. En los últimos años ha habido tímidos intentos de hacerlo, como las secciones online de los medios de comunicación (Teknautas, Retina…), iniciativas como Naukas o programas como Órbita Laika. Aún así, su éxito ha sido moderado. Vivimos en una época en la que cosas antes inalcanzables ahora son totalmente accesibles: diseño y generación de contenido multimedia (Instagram, TikTok, YouTube…), tecnología (Xiaomi)… ¿Y si lo hacemos con la ciencia? ¿Y si proponemos una plataforma fácil, accesible, divertida, colaborativa, didáctica y que permita a la sociedad acercarse a la ciencia y a los profesionales de este ámbito tener mayor relevancia y fama?

Por todo esto nace el proyecto Empowering Science que comenzará con la creación de Cienkin.es, una web con contenido sobre ciencia y tecnología. Un espacio de divulgación, cercano, que reúna a la sociedad con profesionales de la ciencia, la tecnología y la investigación. Un lugar donde los ciudadanos podamos aprender y estar informados del progreso y los profesionales puedan difundir sus avances y aprovechar su talento para extender su marca personal, consiguiendo influencia e incidencia en su campo. Una plataforma que demuestre, por fin, que la ciencia es importante, necesaria, interesante y rentable.

Si formas parte del ámbito científico o tecnológico, puedes ayudarnos completando este formulario.

Si te interesa el contenido de este tipo también puedes rellenar esta encuesta.

Si quieres saber más escribe a hola@cienkin.es.

Deja una respuesta